Todos en un momento dado hemos tenido que acudir a un taller mecánico para afrontar una avería, puesta a punto o revisión previa a la ITV.  Pero vamos temerosos a ver a que nos enfrentaremos.  Tanto si es la primera vez, como si somos nuevos por la zona, la desconfianza e inseguridad nos abruma cuando buscamos un taller adecuado a nuestras necesidades.

Vamos a abordar el tema con absoluto rigor, aunque es verdad que a menudo acudimos a un taller de un amigo o hacemos caso a las recomendaciones de otros, pero ¿Y si no contamos con esas sugerencias o referencias?

En ese caso, es bueno observar detalles que nos darán pistas sobre la calidad y fiabilidad del mecánico al que acudimos, aún antes de sufrir una mala experiencia o una desagradable sorpresa.

Ocho criterios básicos

  • Autorización y legalidad. Es lo primero que debemos mirar, pues todo taller autorizado debe contar con su correspondiente placa a la entrada. Si no la tiene y vemos un taller en un local sin nombre, es mejor pasar de largo.
  • Referencias. Si el taller cuenta con buenas marcas que lo respaldan, siendo un servicio autorizado de marcas de prestigio, incluso es un concesionario, eso es sinónimo de calidad. Por otro lado, si llevan décadas de experiencia también tranquiliza.
  • Orden y Limpieza. Es verdad que un técnico con las manos y el mono manchados indica que trabaja, pero no hablamos de esa apariencia, sino de otra, la que le rodea. Este es otro aspecto importante, un local cochambroso, desordenado, sucio da la impresión de poco organizado y si el tiempo y la formalidad es importante para nosotros, eso no lo inspira.
  • Obligaciones y formalidades. Debemos cerciorarnos de que el taller en cuestión nos dé las garantías de seriedad mínimas, como que nos den un resguardo bien rellenado con nombre, fecha y otros detalles. Además de eso, que te puedan ofrecer un presupuesto previo y al finalizar la factura desglosada, con los detalles de las piezas cambiadas y mano de obra.
  • Garantía. Es importante saber si te ofrecen una garantía por la reparación o si son de aquellos de hoy te veo y mañana no me acuerdo.
  • Ofertas. Por supuesto, el precio es un factor decisivo y si el taller ofrece ofertas cerradas por cambio de aceite, revisiones, pinchazos, chapa y pintura.
  • Atención del personal. Cuando el trato que recibimos y la atención inicial es amable y cercana, eso ya es un buen paso. Si responden con amabilidad a cuentas preguntas, hagamos y nos dan sugerencias que nos ayuden a tomar buenas decisiones, nos hacen sentir cómodos y es indicador de una buena atención personalizada.
  • Espacio y buena ubicación. Es importante que cuando lleguemos al taller tengamos suficiente espacio para aparcar y que no lo tengamos que dejar dos calles más abajo.

Decir que en Autos Martínez Cano, contamos con instalaciones de 900 m2, disponemos de servicios especializados en reparaciones mecánicas, eléctricas y de chapa y pintura, con 50 años de experiencia en el sector.